Activistes per la Pau : Issa Amro

 

Issa Amro

Issa Amro es un destacado defensor de los derechos humanos y la paz y miembro fundador de numerosas organizaciones no violentas en Hebrón, las cuales trabajan pacíficamente contra la ocupación israelí de Cisjordania. Entre estas organizaciones se encuentran la rama Hebron del Movimiento Internacional de Solidaridad (ISM), la Red Árabe No violenta, Juventud Contra los Asentamientos y también Defensores de Hebrón. Ganó el premio de comunicación "One World" en 2009 por su participación en el proyecto B'Tselem "Disparando atrás", que proporciona capacitación a periodistas y medios de comunicación y distribuye cámaras a las personas palestinas para documentar los abusos de los colonos y los militares. Todo el trabajo realizado por Issa Amro con estas organizaciones, entre otros, le llevó a recibir el premio concedido por la ONU de "Defensor del Año de los Derechos Humanos en Palestina" en 2010. El activista ha sido arrestado y detenido veinte veces durante el 2012 y seis veces en el transcurso del 2013, aunque nunca ha estado involucrado en acciones violentas ni se le ha acusado de ningún delito.

Como en todos los conflictos políticos de larga duración, nada tiene una fácil explicación, pues la realidad nunca puede definirse mediante palabras, siglas o frases sencillas. Y mucho menos mediante la división simplista entre Oriente y Occidente, entre judíos y musulmanes, entre demócratas y terroristas, entre "buenos y malos", la cruda realidad es que la mayor parte de las víctimas de este conflicto de larga duración son civiles inocentes que pagan con sus vidas las irresponsabilidades de sus dirigentes. Las razones históricas y la realidad política y cotidiana actual del conflicto son un calidoscopio donde todo el mundo parece tener razón. Unos reclaman el derecho a tener un Estado que los proteja como judíos; los otros reclaman que este derecho no vulnere sus derechos como palestinos. Unos reclaman el derecho a que ese Estado tenga un territorio; los otros que éste no se construya a base de robarles el suyo. Unos reclaman seguridad y bienestar; los otros que esta seguridad no se defienda a base de ocupación militar y del ahogamiento político y económico del pueblo palestino. Otros dicen que el conflicto palestino-israelí no se puede resolver sin solucionar las relaciones internacionales entre el mundo árabe y occidente, especialmente entre Irán, Irak y Estados Unidos. Otros que es un conflicto territorial entre el Estado de Israel y unos pocos terroristas musulmanes. Ante todas estas voces, la negociación (las reiteradas negociaciones) terminó viéndose, demasiadas veces, como la renuncia o la imposición de una de estas razones, y por tanto, motivo suficiente para que fracase. La situación es ciertamente muy compleja y no puede reducirse a verdades absolutas. Pero sí podemos ver que hay palestinos y judíos que son capaces de empatizar con la realidad del otro y creer que una paz duradera en la zona pasa, no por extremismo, sino por pacifistas que creen en la resistencia civil y en las negociaciones que centren su atención en la dignidad y la vida de las personas más que en los intereses de los Estados, de los gobiernos y de aquellos que están interesados en que la solución no llegue a fin de obtener beneficios de cualquier tipo.

El conflicto armado en Gaza el verano de 2014

Desgraciadamente, a consecuencia de la operación iniciada por el gobierno israelí el conflicto palestino-israelí ha vuelto a ser portada de periódicos y telediarios el verano de 2014. Tras el secuestro y posterior asesinato de tres jóvenes israelíes, los cadáveres de los que aparecen el 30 de junio al norte de la ciudad de Hebrón, en la Cisjordania ocupada por Israel, y tras el secuestro y el asesinato de un adolescente palestino, la escalada de violencia subió a niveles extremos con la operación militar israelí " Margen Protector "y los cohetes lanzados por grupos armados palestinos.
Durante cincuenta días la población civil de Gaza sobre todo, ha sido la principal víctima de este conflicto armado: 2.104 palestinos muertos, en su mayoría civiles, de los cuales 495 eran niños, según cifras de la ONU. Además 435.000 palestinos y palestinas, una cuarta parte de la población palestina, ha tenido que desplazarse y buscar refugios de emergencia. Estos cincuenta días de bombardeos han agravado aún más la situación humanitaria de Gaza, debido a los bloqueos que sufre la Franja desde hace más de 7 años. También el conflicto hasta el alto el fuego del 26 de agosto entre Israel y Hamas, ha provocado la muerte de 71 israelíes, de los cuales 6 eran civiles, incluido un niño. La operación "Margen Protector" ha sido la tercera ofensiva por parte de Israel contra la Franja de Gaza en menos de seis años y actualmente las víctimas de los anteriores conflictos aún no han recibido justicia. Esta impunidad, además de una falta de respeto hacia las víctimas, prepara el terreno para nuevos ciclos de violencia. Los ataques directos sobre objetivos civiles, tales como viviendas, instalaciones sanitarias y hospitales como el de Al Aqsa o infraestructuras de agua y saneamiento, además de inadmisibles y reprobables, son crímenes de guerra según el derecho internacional. Es necesario, por tanto, que estos hechos sean investigados y juzgados. Como dijo la Sección Catalana de Alcaldes por la Paz: "No hay ninguna justificación para utilizar la violencia para la resolución de los conflictos" y es necesario que la comunidad internacional actúe para "detener todos los bombardeos, proteger a la población civil e iniciar negociaciones de buena fe que conduzcan a una resolución pacífica del conflicto ".

"Estoy estrictamente comprometido con la protesta no violenta. Nosotros documentamos violaciones de derechos humanos, organizamos manifestaciones y sentadas, pedimos que se ponga fin al apartheid y que el casco antiguo de Hebrón vuelva a estar abierto para todos. Nunca hemos recorrido a la violencia. Según mi abogado israelí, todas mis detenciones fueron arbitrarias. Mi caso no es un caso individual. Las fuerzas de ocupación israelíes sistemáticamente atacan defensores de los derechos humanos en Palestina con la detención arbitraria, tortura y amenazas de muerte. (...) Somos blancos humanos, los colonos y las fuerzas de ocupación. Apoyamos todas las llamadas a boicotear Israel. Esta es la única manera de poner fin a estos crims.També exigimos que todos los responsables sean llevados a la Corte Penal Internacional ". Issa Amro

Para más información: www.youthagainstsettlements.org