Edad media

Esglèsia «La Románica»Castell de Barberà

Hacia el año 1005, el testamento del vizconde Guitard, pariente de Borrell II, que habla del castillo de Barberà, divide la propiedad entre la sede de Barcelona y la basílica barcelonesa de San Miguel Arcángel.

Como todas las fortalezas del país, el castillo pertenecía al conde de Barcelona; la propiedad del castillo pasó a los Ribes, más tarde a los Montcada y, por último, en 1599 Felipe III se la cedió como favor a los Galceran del Pinós. En 1702, Felipe V nombró a Galceran del Pinós primer marqués de Barberà.

Edad Moderna

Barberà era un lugar de paso, situado en el camino real de Barcelona. En 1619 ya se había construido un caserón muy grande, con capacidad para muchos huéspedes y todo tipo de servicios: EL HOSTAL NOU.

En 1750 se construyeron a un solo lado del camino real casitas en hilera que aparecen documentadas como el Hostal Nou y las casitas en 1782 y como el Hostal Nou y la calle en 1796.

El segundo núcleo urbano fue Can Gorgs- Eixample, en torno a la estación de ferrocarril, y como otras poblaciones vecinas se convirtió en lugar de veraneo. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX, Barberà fue a menudo un lugar de alojamiento y de aprovisionamiento para tropas de distintos bandos de las guerras que se produjeron (de Sucesión, de la Independencia, etc.).

En aquellos tiempos, los habitantes vivían de los frutos de la tierra y de los molinos, que fueron muy importantes para el desarrollo económico de la zona.

Edad Contemporánea

El siglo XIX empezó con la abolición por parte de las Cortes de Cádiz primero (1811) y de Fernando VII después (1822) de todo tipo de señoríos, que fueron incorporados al Estado y que eran gobernados directamente por sus leyes generales.

A mediados del siglo XIX, además de la carretera nacional, también la línea de ferrocarril a Sabadell atravesaba Barberà.

La población seguía creciendo, ya que iban llegando inmigrantes para trabajar en las tierras, en los molinos de papel o en la incipiente industria sabadellense.

En 1970 empezó a edificarse el último polígono industrial en torno al castillo, lo que proporcionó nuevos puestos de trabajo. En abril de 1979 se celebraron las primeras elecciones democráticas en Barberà.

Barberà, Hoy

Actualmente, Barberà del Vallès es una ciudad de más de 32.000 habitantes en la cual confluyen, al mismo tiempo, la modernidad del casco urbano, el desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas a la industria y los servicios y las raíces culturales y sociales de su historia.

Es una de las principales ciudades de la comarca en el ámbito indústrial, con una clara división urbanística entre la zona residencial y la industrial que respeta el medio ambiente y la naturaleza que lo rodea.

La población de la ciudad, que mayoritariamente es fruto de la inmigración de los años setenta, forma parte de esta ciudad, que asimila la cultura autóctona de Cataluña y fomenta el asociacionismo cultural y folclórico.

En lo referente al deporte, se reúnen condiciones óptimas para la práctica del deporte.
El 1985, Barberà conmemoró su milenario, que coincidió con la inauguración de la plaza de la Vila.

Barberà del Vallès es su historia y su gente, solidaria y tolerante, que ha construido una ciudad que mira hacia un futuro próspero y lleno de esperanza sin olvidar el pasado.